En este punto de vista se explica que las corporaciones no son inmunes al espionaje digital, que el mismo es una realidad y se aborda cómo su organización puede ser afectada.

En enero de 2010 quedo claro que ninguna compañía es inmune al espionaje digital. El reciente y sofisticado ataque a la división de Google en China a través de las cuentas de correo electrónico de gmail a varios activistas de los derechos humanos es una evidencia clara. Mientras que Beijing demuestra a la comunidad internacional lo que verdaderamente ocurrió, en un mundo interconectado, el espionaje digital parece ser un buen negocio.

Los contenidos del Centro de Conocimiento son completamente gratuitos, solo le pedimos suscribir su nombre y dirección de correo electrónico en nuestra lista para mantenerlo informado de actualizaciones y noticias de seguridad.